Probamos la Murano 2010
20 noviembre, 2010

Por Mario Uberti

Vi una Murano por vez primera en Coconut Grove, Miami, allá por el 2003 y en ese instante fue como haberme cruzado con Cindy Crawford….Mantuve la boca abierta durante unos cuantos segundos, mientras admiraba a una morocha, cuatro por cuatro, espectacular, tanto que hoy, unos cuantos años mas tarde, sigo enamorado de ella.

Es que el tiempo lejos de añejarla, la rejuveneció tanto que hoy sigue cautivando en el mundo entero, con un esmerado maquillaje que  pinta agresivas sus esmeradas líneas, con una trompa que ni el mejor cirujano plástico alguna vez soñó….

Fue concebida en La Jolla, California y pensada para modelar en los Estados Unidos pronto se hizo una sensación global, admirada por dónde a su paso ha dejado a unos cuantos boquiabiertos con quienes me identifico totalmente.

Hoy, la Murano de Nissan es apreciada como el cristal que allá en las islas frente a Venecia le dio su nombre e inició una rama hoy muy importante en el árbol que a fines del 90 se secaba y que, Carlos Ghosn mediante, hoy luce el mejor verde de su historia.

Basta con citar a modelos como Rogue, X Trail, Pathfinder, X Terra, Armada, Juke…para calibrar la importancia que para la marca tiene este tipo de modelos, aunque debo decirlo, ninguno – a mi criterio- de tan alto impacto en su lanzamiento y en sus desarrollos posteriores como la/el Murano. Sí, es que muchos le anticipan el masculino, quizás señal de lo que transmite “una camioneta que te puede agarrar a piñas….” como diría un muy buen amigo.

Si Ud. la quiere apreciar de cerca vaya a Hilton Motors, pero mientras tanto le cuento mi experiencia al volante. Aquí va.

EXTERIOR E INTERIOR

Por ahora no encontré dos opiniones respecto a su exterior, ya que primero impacta y luego encanta, con sus musculos bien marcados, sus imponentes ruedas y una estética que no tiene crítica posible. O si?

Adentro, allí estuvo el mayor logro para el nuevo modelo ya que Nissan se esmeró realmente con esta segunda generación, aplicando tecnología de punta sin ahorrar en  detalle, tanto que el equipo de audio es un Bose de once parlantes…

Refinada, la chica que nació en la planta de la marca en la ciudad de Kyushu, Japón, permite un interior espacioso, con excelente posición elevada y dominante para el manejo, con ergonómicas butacas de cuero con memoria y todo lo que se pueda pretender, pero en alta calidad, incluyendo una pantalla sobre la cual refleja la cámara trasera que nos permite visualizar al cien por cien en caso de marcha atrás.

También computadora de a bordo con toda la información posible, consumo, mantenimiento, seis CD con MP3 y el sistema de llave inteligente, tanto que uno la tiene en el bolsillo y ella se encarga de habilitar el encendido con solo pulsar el botón de “Start”.

Atrás viajan tres muy cómodos y el baúl es muy espacioso y tiene apertura electrónica, de adentro y de afuera.

El gran lujo, sin embargo está al centro de la consola y es la novísima caja semi automática CVT, realmente espectacular para quien siempre detestó la caída en vueltas del cambio automático tradicional entre marcha y marcha. En la Murano es como manejar un deportivo, siempre subiendo, ya sea en automática o en manual, secuencial, con leves toques hacia delante o hacia atrás que hacen lucir al magnífico motor seis cilindros en “V” de 3.500 cc, capaz de 260 HP.

“CVT” o transmisión variable continua es algo tan añejo que en sus origenes se puede remontar a Leonardo da Vinci, pero por hoy alcanza con decir que con la palanca en “Manual” las relaciones de caja ya no son cinco o seis sino que no existen relaciones prestablecidas e inamovibles entre el giro del motor y las ruedas sino un cambio gradual, optimizando la relación en  función de la velocidad y las necesidades del momento.

Sin llegar al magnífico accionamiento a través de las mariposas en el volante, simil F1, que experimenté con el Mercedes C63 AMG, era impensable encontrar en una “camioneta” una caja con este tono deportivo. Es que uno puede mantener el motor en un régimen máximo de forma constante en la medida en que acelera. Bueno, si a Ud. esto mucho no le importa, en Automático hace lo mismo, sin el regodeo en su ego….

En carretera es un verdadero placer, silenciosa y suave, sobre todo en la Interbalnearia  colocando el “control de crucero”, accionado desde el volante, como la mayoría de las funciones de la Murano.

En ciudad, bueno, quizás haya que notar un consumo regular de sólo 145 con 20 litros, pero en realidad hay que caer en cuenta que mas abajo, con tres litros y medio….imposible. En definitiva, es como aquel slogan de Rolls Royce: si Ud. pregunta cuanto vale es que no lo puede pagar….

La doble tracción es inteligente, se coloca  a voluntad, con un click en su botonera. En función cuatro por cuatro es realmente muy buena, aunque la mayoría de quienes tienen una Murano difícilmente la incluyan en un entorno excesivamente agresivo. ¿O Ud. invitaría a Cindy Crawford a un boliche de la calle Treinta y Tres?

Yo la puse en arena y fue fantástica.

En definitiva, vayan estas pocas líneas para un “Sports Utility Vehicle” que ya ha ganado varios premios internacionales y que hoy en su andar felino aunque sumamente confortable le hace honor a los sopladores de vidrio allá en Murano. No es soplar y hacer botellas el concebir un auto y que resulte así.

Absolutamente recomendable .


Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>