Opinión: La hipocresía de hablar de seguridad
30 mayo, 2011

Me sentí decepcionado por el final del Gran Premio de Mónaco. Es que me aprestaba a ver la gran lucha entre Vettel  y la voracidad de sus escoltas, Alonso y Button, pero me la robaron.

No importa que propició la detención de la carrera, pero si me importa la hipocresía de una regla que en aras de “seguridad de los pilotos” permitió cambiar los neumáticos antes de reiniciar la carrera para las últimas seis vueltas.

¿No era que le pidieron a Pirelli que hiciera gomas que propiciaran luchas estratégicas? La de ayer, en un circuito que genera habitualmente carreras aburridas, prometía un final espectacular y justamente por tres maneras muy distintas de pelear la victoria: Vettel, eligiendo correr mas de 60 vueltas con los mismos neumáticos tras una sola parada; Alonso, con dos recambios y Button con tres.

¿Podría el alemán sostener la punta? ¿Cuanto mas durarías esas gomas? ¿Cómo y dónde apretaría el español? ¿Y el inglés, con las super blandas se arriesgaría?

Las preguntas quedaron sin respuesta porque el reglamento así lo quiso y habría que modificarlo. ¿Seguridad? Bueno, entonces que prohiban, por ejemplo que un piloto circule mas de 30 vueltas con los mismos neumáticos, no? Si esto suena ridículo, también lo es que les permitan cambiar en aras de una seguridad que, en el automovilismo, la juzga quien corre, aceptando en sus apuestas los riesgos que implica.

Vettel se la jugó por su táctica a sabiendas de los riesgos implícitos y si se despistaba porque sus neumáticos no aguantaban, bueno esto no sería otra cosa que una de las consideraciones previas al haber tomado la decisión de no parar.

Ver a los Fórmula Uno serpenteando absolutamente al límite por las calles del Principado y luego preocuparse por la seguridad de los neumáticos es absolutamente ridículo. Y ayer, atentó contra el espectáculo.

Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!

Comentarios

  1. Alejandro dijo:

    El cambio de reglamento de la FIA para la fórmula 1 de la temporada 2011, pretendió beneficiar al espectáculo. Vaya si lo hizo. Hacá años que no veía una temporada tan electrizante, donde uno no se puede perder ni siquiera un minuto de carrera, so pena de perderle el ritmo, y no ver algunas decisiones tácticas, de esas que deciden carreras y campeonatos. Debo ser honesto: faltando 13, o 14 vueltas para el final de la carrera de Mónaco, cuando se empezó a notar que Vettel no iba a cambiar neumáticos, con un Alonso desesperado por atacar, y Button mostrando lo que es capaz de hacer, me estaba preparando para uno de los finales más espectaculares de los últimos años. Cuando ocurrió ese accidente de bamdera roja, pensé que bajo ningún concepto iban a permitir un cambio de neumáticos, sabiendo que no habría ninguna chance de adelantamiento, ya que los 3 punteros venía en un ritmo relativamente similar. Y lo inesperado, pasó. El final de la carrera fue predecible, y casi aburrido. No sé que estará pasando en el seno de la FIA, pero espero que la solución no sea echarle la culpa a Pirelli, sino que ha llegado la ora de hacer un poco de autocrítica, y corregir algunos defectos de la F1 actual, como, por ejemplo, estudiar de que forma darle vida a los equipos nuevos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>